No title

Ahora llegan las sirenas, inundando la Gran Vía.                                                                      Ahora llegan las parejas que mueren y se olvidan.                                                                    No me llores, que ya llega la primavera                                                                                     para curar las heridas que el invierno te hizo,                                                                        para borrar los dibujos de tu cuerpo,                                                                            hechos con las yemas de mis dedos.

 

Perdimos la marea, las ventanas abiertas y las bocas cerradas.                                           Encontramos nuevas camas dónde curar nuestros costados,                                               nuevos cuerpos donde cerrar los ojos, nuevos ombligos donde respirar,                              nuevos cuellos a los que morder te quieros,                                                                           y sin embargo, no te vas.                                                                                                      En mi almohada dormimos ella, tu y yo,                                                                                   nosotros y ella. Ojalá ella sin nosotros.

 

La rima de tu cuerpo con el mío,                                                                                            un verso libre, rápido y sentido,                                                                                              apagando cada una de las velas que nos alumbraban.                                                        Al fin a oscuras, nos follábamos el alma.

 

Juramos no caer,                                                                                                                     juramos no salir corriendo y tú, explicándome                                                                        “es que me arrastra el viento”.

 

¿Y quién se atreve a jugar en medio de las vías cuando sabe que está llegando el metro?  ¿Y quién se atreve a besar en dirección prohibida cuando sabe que el amor ya no está dentro?

Anuncios

Un pensamiento en “No title

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s