El frío de Malasaña

¿Verte?
Verte fue saltar de un cometa azul,
y las noches y las cartas que no mandé
se quedaron en el ataúd de arterias
por miedo a no ser lo que ansié.

Marearme fue la mejor liberación,
la peor versión de la fuga de besos.
Por miedo dejé la perversión
de ansiar la mejor vida de Lennon.

Perderé la vergüenza a reírme de mi.
Me prometiste lo gigante de quererte
y me quede como un niño desolado en Brazil,
como una ola sin parte.

Y Cotázar y el vino,
no ayudaron a no enamorarme.

Y ahora ya no quiero,
ahora ya no quiero no quererte.
Ahora quiero quedarme a esperar,
que hemos quedado en diez minutos,
y tú, como de costumbre,
llegas tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s