Mi primera combustión

¿Cómo explicarte que no me dueles?

que me duele que no me duelas…

¿Cómo decirte que esta noche las velas eran de agua?

Que Galicia fue la sentencia de dos analfabetos.

 

Hoy te tengo a mi lado,

y parece que estás a 600 km;

eres tan pequeña que no te veo,

que estás tan lejos que no te veo, ¡JODER!

 

Te resultaba más fácil pintar de blanco los cilindros de tu cuerpo,

que darme un beso.

Y mi combustión ya no se encontraba con tus besos.

Tu pelo no compartía ya condena con mis huesos.

 

Supongo… Supongo que las verdades sólo duelen,

cuando dividen un beso en dos mitades.

 

Si piensas en quemarme el pecho,

incéndiame en silencio,

que los vecinos duermen,

y Peter hace tiempo que saltó del barco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s