Náufrago

Fue el amor,

y no la guerra lo que nos destruyó.

Fueron aquella playa desierta,

y tus ojos verdes bañándose en mi retina.

 

Las palabras de viento;

y tus labios de cristal,

siempre a punto de romperse,

pero siempre de verdad.

 

Llegó el naufragio,

siempre eterno,

siempre una noche;

siempre, sin un último beso

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s