Náufrago

Fue el amor,

y no la guerra lo que nos destruyó.

Fueron aquella playa desierta,

y tus ojos verdes bañándose en mi retina.

 

Las palabras de viento;

y tus labios de cristal,

siempre a punto de romperse,

pero siempre de verdad.

 

Llegó el naufragio,

siempre eterno,

siempre una noche;

siempre, sin un último beso

Las grandes verdades surgen delante de la gente que nos importa, porque es en esos momento cuando no pueden decirse

Minientrada

Quizás el problema

no fuésemos ni tú ni yo.

Quizás el tiempo,

jugando al “Cluedo” con dos cuerpos inexpertos,

y perdimos.

Perdimos como un niño pierde un globo de helio,

sin luchar contra las corrientes de aire.

Perdimos con el pecho manchado de vergüenza.

Perdí como se pierde la virginidad,

sin objeciones.

Te perdí como jamás quise haberte perdido,

echándote de menos.

TRASTORNOS DEL AMOR Y OTRAS ENFERMEDADES MENTALES – TOC

Nuestra primera noche juntos

se derritieron 34 velas.

Dos gotas de cera cada seis segundos

para representar de forma exacta el calor de nuestros cuerpos.

 

 

 

 

 

Recuerdo que pedí salmón durante días

para ver en su color tu falda;

recuerdo que accedí a la impureza del azar

con tal de ver tu sonrisa por mi baño,

tras mi espalda;

y recuerdo, que te besé por primera vez,

18 veces,

porque sería el día en que me enamoraría de ti.

 

Pero, ¿cuáles son los problemas del amor exacto y cuadriculado?

 

2. Si las preguntas del amor se responden

con el número de vueltas de las agujas del reloj,

¿es acaso amor?

 

                4. Si los viernes son lavarme 32 veces las manos

para que me llames y quedar el domingo,

cuando no tengo casi huellas dactilares,

¿es entonces amor?

 

                6. Si pinto las paredes cada día,

con más de 100 colores,

para que siempre vayas a juego con mi cuarto,

¿no sería amor?

 

                8. Si te di 18 besos un 2 de mayo,

cuando sólo me hacían falta 2 besos,

¿por qué no es amor?

 

                10. No existe el amor para mí.

Existe el semi-amor:

–          Yo te quiero.

–          Pero tú a mí, no.

¿Quién dijo que no sé querer?

Minientrada

Tú,                                                                                                                             regalándome entradas para todos los conciertos de mi cama;                                             ¿y yo?                                                                                                                                   Yo dejándome llevar por cualquier falda.                                                                       Complejo de Mihura que me domina.

Será que me gusta aguantar las estocadas en el pecho,                                                 para demostrar, sólo, que nunca diré que me duele.                                                         Que me duelen tus palabras,                                                                                             pero aguanté tus arañazos                                                                                         recorriendo el interior de mis costillas.

Fin de ciclo y muerte de otro dios

Nunca nos gustó lo tradicional.

Nos saltamos todas las reglas,

incluso las que escribimos nosotros,

sobretodo esas…

 

Lo fuimos absolutamente todo,

sin ser nada.

 

Dejamos el cuerpo fuera

para que no calara el alma,

y hoy me doy cuenta

de que debimos haber cerrado la puerta al corazón.

 

No fui capaz de llorar cuando nos despedimos;

sabía, dentro de mi, que necesitaría las lágrimas

cuando quisiese asumir que un “nos vemos pronto”

se traduce en un “hasta siempre…”

 

Y ahora no consigo hablarme sin oírte.

No soy capaz de no temblar, si te huelo y no estás.

 

No voy a borrar todas esas palabras que están bajo la piel,

más allá de la sangre y el latido,

más dentro que las neuronas que no he perdido,

intentando no pensarte.

¡Cómo si no pensar fuese sencillo!,

como si borrar el PUTO AMOR se pudiese comparar a vaciarse los bolsillos.

 

Hoy, me veo incapaz de ser un auténtico tirano.

Hoy, soy un flan que han comprado caducado.

Nada.

Minientrada

Hoy te vi.

No te diré que procuré esquivarte,

porque no lo intenté, no quería.

Lo que más ansiaba,

jugar a la ruleta entre tus piernas,

desmayarme en tus ojos y

hundirme bajo tus dedos.

Esos fueron mis tres deseos al genio de la lámpara de aquel portal,

desde donde te veía girando, feliz,

porque yo no estaba,

porque el dolor, al fin,

dejó de okupar tu pecho.

Éste, va a ser el junio más lluvioso en mi cama.

Éste, va a ser el verano más largo en mi calendario.

Sólo porque no estarás,

sólo porque no te pediré que te quedes.

No puedo. Simplemente, no…puedo.

Si soy incapaz de pedirte que hoy no respires

y no puedo pedirme no quererte,

¿cómo voy a pedirte que dejes las maletas en mi puerta,

que nunca cierres mi ventana abierta,

que sigas siendo la favorita de mis actrices,

que no cruces el Atlántico para curar las cicatrices que no se ven?

Solías decirme “si no sabes que decir, mejor no digas nada”,

 

Tu gravedad,

no deja de arrastrarme hacia el mar.

Creo que quieres inundarme,

inundarme de nubes, a punto de romper;

de cruces que no perdonan mis pecados,

de labios que no marcan mis labios.

 

Absolutamente cofusa, mi cabeza.

Tras la pared,

jodidamente insómnica,

la pareja del primero que fornican.

Los muros, ya no gritan mi nombre,

ni el tocadiscos reproduce ya a los Who,

como hacía cada viernes, que tu venías a verme.

 

Solías decirme “si no sabes que decir, no digas absolutamente nada”.

 

Creo, que nunca tantas cosas fueron tanta nada…

 

 

No title

Ahora llegan las sirenas, inundando la Gran Vía.                                                                      Ahora llegan las parejas que mueren y se olvidan.                                                                    No me llores, que ya llega la primavera                                                                                     para curar las heridas que el invierno te hizo,                                                                        para borrar los dibujos de tu cuerpo,                                                                            hechos con las yemas de mis dedos.

 

Perdimos la marea, las ventanas abiertas y las bocas cerradas.                                           Encontramos nuevas camas dónde curar nuestros costados,                                               nuevos cuerpos donde cerrar los ojos, nuevos ombligos donde respirar,                              nuevos cuellos a los que morder te quieros,                                                                           y sin embargo, no te vas.                                                                                                      En mi almohada dormimos ella, tu y yo,                                                                                   nosotros y ella. Ojalá ella sin nosotros.

 

La rima de tu cuerpo con el mío,                                                                                            un verso libre, rápido y sentido,                                                                                              apagando cada una de las velas que nos alumbraban.                                                        Al fin a oscuras, nos follábamos el alma.

 

Juramos no caer,                                                                                                                     juramos no salir corriendo y tú, explicándome                                                                        “es que me arrastra el viento”.

 

¿Y quién se atreve a jugar en medio de las vías cuando sabe que está llegando el metro?  ¿Y quién se atreve a besar en dirección prohibida cuando sabe que el amor ya no está dentro?