Náufrago

Fue el amor,

y no la guerra lo que nos destruyó.

Fueron aquella playa desierta,

y tus ojos verdes bañándose en mi retina.

 

Las palabras de viento;

y tus labios de cristal,

siempre a punto de romperse,

pero siempre de verdad.

 

Llegó el naufragio,

siempre eterno,

siempre una noche;

siempre, sin un último beso

Anuncios